Venas varicosas y arañas vasculares ¿Qué son y como tratarlas?

En el siguiente artículo, podrás encontrar toda la información que necesitas sobre esta afección tan común en las mujeres. Te explicaremos la diferencia entre las venas varicosas o várices y las arañas vasculares, además de las causas más frecuentes de su aparición. También descubrirás qué aceites vegetales pueden utilizarse para tratar las venas varicosas y arañas vasculares.

Venas varicosas y arañas vasculares

¿Qué son las venas varicosas y las arañas vasculares?

Venas varicosas

Las venas varicosas, más conocidas como várices, son venas retorcidas que se notan abultadas en la superficie de la piel. Se asemejan a un cordón y suelen ser de color púrpura o azul oscuro. Frecuentemente, aparecen en los muslos, en la zona posterior de las rodillas, en las pantorrillas, sobre los tobillos y en los pies.

En cambio, las arañas vasculares, cuyo nombre científico es telangiectasia, son más pequeñas que las venas varicosas y, regularmente, son de color rojizo o azulado. Por su forma, se parecen a las telarañas o a las ramas de los árboles. No sobresalen como las várices, pero pueden verse debajo de la piel. Por lo general, se ubican en las piernas o en el rostro.

Las venas varicosas son dos veces más frecuentes en las mujeres que en los hombres. Además, se presentan más asiduamente en personas mayores. Con respecto a las arañas vasculares, estas afectan a más del 50% de las mujeres, debido a los cambios hormonales intensos que ellas experimentan y que favorecen su aparición.

Si bien algunas personas que padecen tanto de venas varicosas como de arañas vasculares no presentan síntomas, otros sí los experimentan. En estos casos, se presenta una sensación de tener las piernas cansadas o pesadas y, en ocasiones, puede surgir dolor. También es posible sentir picazón. Estas manifestaciones aparecen, fundamentalmente, al permanecer mucho tiempo de pie o sentado.

¿Cuáles son las causas de las venas varicosas y de las arañas vasculares?

venas varicosas o arañas

La causa principal de este tipo de afecciones se encuentra en ciertas dificultades del sistema circulatorio, más específicamente, en el funcionamiento del retorno venoso. Las venas son los vasos sanguíneos encargados de llevar la sangre de regreso desde los tejidos al corazón. A este proceso se le llama retorno venoso.

Si este retorno encuentra dificultades o es débil, resulta complejo que la sangre sea devuelta al corazón. Una parte de ella quedará en el camino y se acumulará, lo cual generará congestión en las venas. De este modo, estas se ensancharán anormalmente y se transformarán en várices o arañas vasculares.

Por otra parte, hay ciertos factores de riesgo que convierten a las persona en propensas para generar este tipo de problemas circulatorios. Existen dos principales: los motivos genéticos (hereditarios) y los hormonales. Estos últimos son más habituales en las mujeres que en los hombres. Las várices y arañas suelen empeorar en ellas durante la pubertad, el embarazo y la menopausia.

Asimismo, se hallan otros factores de riesgo adquiridos como las hormonas de las pastillas anticonceptivas (estrógeno y progesterona), la obesidad, el sedentarismo y el tabaquismo. En el caso de las arañas vasculares del rostro, una de las causas es la exposición solar sin protección de las pieles claras.

¿Cuándo acudir al médico por esta afección?

Generalmente, las arañas vasculares no suelen presentar complicaciones para la salud y constituyen solamente un inconveniente estético. Por este motivo, no es común tener que visitar al médico por ese conflicto. En el caso de las venas varicosas, tampoco es necesario un tratamiento, salvo en casos donde ocurren complicaciones que pueden tornarse graves.

Sin embargo, es importante que acudas al médico si las venas varicosas o las arañas vasculares te generan algún tipo de molestia, dolor o incomodidad. También es posible que te disgusten estéticamente y quieras recurrir a un especialista para que te las quite. De todas maneras, resulta indispensable que apeles a los conocimientos del personal de salud si presentas alguno de los siguientes síntomas:

  • Hinchazón o enrojecimiento de la vena.
  • Cambios en el color de la piel.
  • Si la vena se encuentra demasiado blanda o caliente.
  • En caso de que la várice sangre.
  • Si tienes llagas o sarpullido en la piel.

 

En los casos muy severos que no son tratados, las venas varicosas pueden provocar problemas de salud. Por ejemplo, pueden generar un cuadro llamado insuficiencia venosa, durante el cual la sangre no retorna al corazón. Si esto ocurriera, podrían formarse coágulos sanguíneos o trombos que se tornarían sumamente peligrosos si bloquearan el corazón o los pulmones. Otra consecuencia grave de los casos avanzados no atendidos son las infecciones o úlceras cutáneas, cuando se rompe una vena. Es fundamental que recurras siempre a los conocimientos del personal de salud. 

¿Cómo tratar las venas varicosas y las arañas vasculares?

En cuadros graves, como los anteriormente expuestos, puede ocurrir que resulte necesaria una cirugía. De todos modos, cabe aclarar, que son muy infrecuentes. En el caso de no presentar síntomas avanzados, es posible aplicar los siguientes procedimientos:

  • Escleroterapia.
  • Tratamiento láser percutáneo.
  • Sistema de sellado.
  • Terapia térmica endovenosa 

 

Serán los médicos profesionales quienes podrán aconsejarte sobre la conveniencia de elegir uno u otro método, según las características de las várices o de las arañas vasculares que poseas. No obstante, puedes optar por prácticas alternativas o complementarias, naturales y no invasivas, como la que detallaremos a continuación.

Masajes con aceites vegetales para mejorar la circulación

masajes con aceites vegetales

Un simple masaje en las áreas afectadas puede resultar un gran alivio cuando se padece de este tipo de problema circulatorio. Puede ayudarte a atenuar los síntomas como la hinchazón y la pesadez. Aun mejor resultará si empleas aceites naturales que poseen propiedades antiinflamatorias y descongestivas.

Hay que tener en cuenta que estos extractos puros deben utilizarse diluidos. La proporción adecuada es de dos o tres gotas de aceite esencial por cada diez gotas de aceite vegetal apto para masajes, como el de coco o el de almendra. Algunos pueden llegar a estar contraindicados para embarazadas o durante el curso de algunas enfermedades. Antes de aplicarlo, consulta con un experto.

Aceite de ciprés

Este aceite estimula la circulación y mejora el drenaje linfático. De este modo, se reduce la pesadez y la sensación de presión en las piernas. Se recomienda que el masaje sea ascendente.

Aceite de jengibre

Se caracteriza por su efecto antiinflamatorio, por lo cual es el más conveniente para aliviar los dolores. Además, tiene un resultado descongestivo en las piernas cansadas.

Aceite de siempreviva

Posee una acción cicatrizante y elimina la dilatación de las venas. Es recomendado, principalmente, para quienes presentan arañas vasculares.

¿Qué tratamientos para las venas varicosas y las arañas vasculares te dio mejores resultados?

¿Qué otros aceites naturales utilizaste para aliviar la hinchazón y las piernas cansadas?

Al dejarnos tu comentario puedes ayudar a otras mujeres a aliviar sus síntomas. ¡Compártenos tu experiencia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tienda de insumos Ecosmetica.net
Tienda de insumos Ecosmetica.net
Tienda de insumos Ecosmetica.net
Tienda de insumos Ecosmetica.net

Y si queres enterarte apenas suba notas nuevas, suscríbete a nuestro newsletter.  Comparto información y consejos todas las semanas, así que si estás super comprometida con la cosmética natural ¡no te las pierdas!

¿Qué es la celulitis?, causas y prevención

La celulitis es el nombre que se le da a las acumulaciones de grasa que empujan contra el tejido conectivo debajo de la piel. A menudo aparece en los muslos, el estómago y las nalgas. La celulitis hace que la...

Leer más
.

Guía gratis

Shampoo Sólido
Cosmética Capilar

DESCUBRE qué es y que beneficios tiene la cosmética zero waste.